La Palabra de Dios sometida a recortes

 

Recientemente se ha convertido en una moda. El número de lecturas propuesto en los libros oficiales para la celebración de la eucaristía parece excesivo. La selección de los textos no parece la más adecuada. Hay fragmentos, sobre todo del Antiguo Testamento, que resultan incomprensibles y poco recomendables. No se entiende por qué la Iglesia no permite la incorporación de textos modernos, más cercanos a nosotros y más en sintonía con nuestras preocupaciones e inquietudes. Desde este razonamiento no se ve inconveniente alguno en suprimir lecturas o, si llega el caso, en cambiarlas por otras, sean o no bíblicas. Este comportamiento, cada vez más frecuente en algunos grupos, se vende como una innovación progresista, renovadora y avanzada. A mi juicio, por el contrario, esta actitud representa un franco retroceso, un camino involucionista que nos retrotrae a los años del preconcilio.

Porque uno de los mayores logros de la reforma litúrgica conciliar fue el incuestionable  enriquecimiento del leccionario. Fue en este punto quizás donde se sintió más al vivo la fuerte y enriquecedora influencia del movimiento ecuménico y donde resultó más definitivo el influjo de las iglesias de la reforma. De ellas aprendimos a valorar más la palabra de Dios recogida y transmitida en la Sagrada Escritura;  a apreciarla, a conocerla, a cultivarla, a estudiarla e investigarla, a saborearla y a celebrarla.

Hasta la reforma litúrgica conciliar en las misas sólo se leían dos lecturas a lo largo del año, tanto en los días ordinarios como en las fiestas. Sólo existía un ciclo de lecturas, un ciclo fijo e inalterable. La única excepción la ofrecían las misas de las témporas y la vigilia pascual, en las que se leía un mayor número de lecturas. En la actualidad la nueva liturgia ha establecido tres ciclos de lecturas para las misas dominicales y festivas, ajustando a estos tres ciclos la lectura de cada uno de los evangelios sinópticos. En cada celebración se proclaman tres lecturas, una del Primer Testamento y dos del Nuevo. Para los días ordinarios está previsto un doble ciclo, ajustado a los años pares o impares. En las misas ordinarias solo se leen dos lecturas. A juicio de los expertos, el actual sistema de lecturas significa para los fieles un enriquecimiento bíblico extraordinario y garantiza la lectura proclamada de los textos más relevantes y significativos de toda la Biblia.

Ahora bien, para extraer todo el jugo que ofrecen estas lecturas, hay que abordarlas ajustándose a la lógica interna que conduce y justifica su distribución. Hay lecturas que mantienen un orden horizontal, que ofrecen un seguimiento continuado, domingo tras domingo, de un determinado libro. Otras veces, sobre todo en los tiempos fuertes, cada una de las lecturas, sobre todo la primera y el evangelio, siguen un hilo conductor determinado que debemos descubrir e interpretar. Normalmente, sobre todo en los domingos del llamado tiempo ordinario, no hay conexión especial preestablecida entre las tres lecturas; solo hay que relacionar el evangelio con la primera lectura, tomada del Antiguo Testamento; la segunda lectura sigue un orden  horizontal independiente. Sólo en las fiestas  las tres lecturas están relacionadas y ofrecen aspectos diferentes y complementarios de la fiesta que se celebra.

No tengo la menor duda de que una lectura enriquecedora de los textos bíblicos presupone una preparación bíblica elemental y una disposición de apertura y receptividad incondicional; sólo así la palabra de Dios nos penetra y enriquece, como la lluvia que empapa la tierra, la humedece, la fertiliza y la hace capaz de germinar. Estoy convencido de que es así como el Espíritu hace fecunda en nosotros la palabra que recibimos y celebramos.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s