Un Leccionario, ¿para qué?

En ciertos ambientes la cuestión se ha planteado de un modo radical, poniendo en tela de juicio incluso la conveniencia de leer la Biblia en las asambleas litúrgicas. Cuestionar esto es algo que no tiene sentido en el marco de la tradición de las iglesias. Ahora se trata de discutir la utilidad del leccionario bíblico, en cuanto selección de un determinado número de perícopas o fragmentos bíblicos, cuya lectura queda oficialmente distribuida y reglamentada a lo largo del año litúrgico. ¿No hubiera sido más oportuno dejar completamente a la iniciativa de los pastores y responsables de las comunidades la tarea de seleccionar las lecturas bíblicas? ¿No son ellos quienes mejor conocen la situación real de sus iglesias con sus peculiares exigencias y necesidades? ¿Por qué imponer desde arriba determinados ciclos de lectura o determinados temas que acaso quedan muy lejos de los intereses reales de la comunidad?  Si mi diagnóstico es exacto, ésta me parece ser la dirección a la que apuntan hoy una gran mayoría de las dificultades y reticencias respecto a la existencia del leccionario.
Sin pretender con mi respuesta menospreciar la seriedad de las dificultades propuestas, creo poder abogar por la validez y conveniencia del leccionario. Ello por varios motivos:
1. El leccionario permite una presentación más objetiva de la palabra de Dios, sobre todo en los ciclos de lectura continuada, sin ceder a condicionamientos subjetivos o a gustos personales.
2. Nos ofrece una lectura casi completa de la Biblia, sobre todo de los libros o pasajes más relevantes. Ningún texto importante ha quedado olvidado o marginado.
3. Garantiza una coherente vinculación de los textos y de los temas a la marcha o desarrollo del año litúrgico. Ello nos permite una visión global del misterio de Cristo, celebrado a lo largo del año, desde distintas perspectivas bíblicas tanto del Nuevo como del Antiguo Testamento.
4. Asegura una visión complementaria y coherente del Antiguo y del Nuevo Testamento.
5. Nos permite permanecer fieles a la tradición de la Iglesia, la cual ha vinculado desde antiguo la lectura de algunos libros o textos del Antiguo y del Nuevo Testamento a determinados tiempos o fiestas del año litúrgico.
6. Nos facilita una rica selección de pasajes bíblicos a utilizar en determinadas ocasiones (misas votivas) y en la celebración de los sacramentos.
De no disponer de un leccionario habría que contar con una serie de inconvenientes difícilmente asumibles. La primera cuestión que me viene  a la cabeza es saber con qué criterios habría que seleccionar las lecturas; quién sería el responsable de hacerlo; cómo estaríamos seguros de no sucumbir a las manías, las obsesiones y preferencias personales de los responsables; cómo podría quedar garantizada la objetividad y pluralidad de la selección, sin caer en un dirigismo unilateral y obsesivo, totalmente inaceptable. Esas y muchas más serían las pegas con que una comunidad cristiana se encentraría al organizar la selección de las lecturas bíblicas.
Debo añadir, por otra parte y como contrapartida, que el nuevo leccionario ofrece un amplio margen de utilización, sin que se impongan nunca, de modo irrevocable, determinadas formas de selección. Esto es cierto, sobre todo, para las lecturas del ciclo semanal. El ciclo dominical, en cambio, viene impuesto por la nueva legislación de forma más categórica. Ello es normal y explicable si queremos salvar un mínimo de uniformidad y un determinado ritmo pedagógico y espiritual a nivel eclesial.

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s