Planificar la semana santa

 

Semana santa 1Estamos a punto de comenzar la celebración de la semana santa. Es la semana más importante del año. Las celebraciones son más complicadas que de costumbre y requieren una cierta preparación. Por eso con frecuencia los grupos de liturgia de las parroquias se reúnen estos días y se esfuerzan en organizar las celebraciones de la semana. Es una labor importante. Aquí voy a intentar ofrecer algunas pistas que puedan orientar en esta tarea.

Ante todo, hay que asegurar un ritmo creciente y progresivo. Es el primer enfoque, la orientación que debe marcar la dinámica de la semana.  Nos encontramos, como he apuntado al principio,  al inicio de la semana más importante del año litúrgico. La más importante porque en ella se conmemoran los acontecimientos centrales del misterio cristiano. La más importante también porque las celebraciones que debemos organizar durante estos días son muchas y complejas.  Por ello es preciso preparar y planificar este conjunto de actos litúrgicos de forma coordinada y coherente. Sin improvisaciones. Más aún, a todo el conjunto hay que conferirle un ritmo ascendente  y progresivo, hasta culminar en la noche de pascua. A garantizar este ritmo contribuirán una razonable insistencia en homilías y moniciones y un uso adecuado e inteligente de los elementos simbólicos que marcan el nivel de solemnización. En todo caso, hay que ser conscientes de que, al menos en este punto, caminamos contra corriente ya que las costumbres y usos populares no favorecen en absoluto este ritmo creciente y progresivo. Habitualmente, al menos hasta estos últimos años, nuestra feligresía se vuelca el jueves santo en nuestras iglesias; esta afluencia disminuye ostensiblemente el viernes; y la vigilia pascual queda casi siempre reservada para unas minorías más cultivadas.

semana santaPor otra parte, no se trata de reproducir miméticamente los acontecimientos redentores. Esta observación no es para proclamarla a los fieles en la asamblea, sino para que los pastores la tengan en cuenta. Con todo, aquí también caminamos contra corriente. La mayor parte de la gente tiene la impresión de que durante estos días vamos celebrando  («recorriendo») o represeentando, paso a paso, los distintos acontecimientos que jalonan el desarrollo histórico del misterio redentor. Aparentemente es así. Pero, en realidad, hay que superar esta clave de interpretación, de carácter historicista y dramatizante,  pues lo que celebramos desde el comienzo de la semana santa es el triunfo de Cristo sobre la muerte y su victoria definitiva sobre el pecado.

Finalmente hay que garantizar la identidad propia de cada celebración. Esto requiere un esfuerzo sereno y lúcido. La tarea no resulta fácil, sin embargo, si tenemos presentes los problemas que acabo de señalar. Pero es posible. Y, al mismo tiempo, necesario. Hay que conferir a cada celebración el colorido y la significación que le corresponde, si no queremos que nuestra Semana Santa resulte monótona y reiterativa.

 

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s