¿Es la primera comunión el culmen de la iniciación cristiana?

 

XristoYa hemos entrado en la temporada de las primeras comuniones. Esto me lleva a una serie de consideraciones que iré desgranando poco a poco. Porque el tema de las primeras comuniones es origen de múltiples problemas de carácter pastoral, litúrgico y teológico; lo cual suscita numerosos comentarios y críticas.

Voy a comenzar por el primer problema. Tal como está montada en España la pastoral sacramental, sobre todo la pastoral de la iniciación cristiana, está resultando que todo el proceso de iniciación culmina con la confirmación. Teóricamente, todo el mundo afirma que la iniciación culmina en la eucaristía; pero en la práctica no es así. De hecho, el camino de iniciación catequética, en parroquias y colegios, termina con la confirmación. Ahí concluye todo. Recibido el sacramento de la confirmación, nuestros adolescentes consideran terminada su educación cristiana y, casi siempre,  se ausentan definitivamente de la iglesia y de la práctica sacramental. Lamentablemente este es el comportamiento habitual.

En la base de este comportamiento pastoral existe una visión eminentemente antropológica del conjunto sacramental. Hay una cierta pretensión de que los sacramentos deben ir acompañando el crecimiento y desarrollo fisiológico de nuestros muchachos. Es un criterio, a mi juicio, muy sesgado y parcial. Porque el bautismo, a todas luces, no es un sacramento destinado a los niños. Ni los tres sacramentos de la iniciación deben definirse  como una especia de acompañamiento ritual o religioso de nuestros adolescentes. La existencia de un ritual destinado a la iniciación cristiana de adultos desmiente taxativamente esta pretensión.

Cruz (2)Por otra parte, la dimensión plural del organismo sacramental cristiano hay que interpretarla como una respuesta adecuada a las diversas situaciones existenciales en que se encuentra el creyente a lo largo de su vida. Cada sacramento representa un modo de encuentro personal y comunitario del cristiano con el Señor Jesús. Un encuentro de gracia, liberador y purificador, que ayuda y estimula al creyente en el seguimiento evangélico. A mi juicio, los sacramentos no son principalmente hitos que marcan o jalonan las etapas de nuestro desarrollo vital; son, más bien, momentos fuertes, intensos, en los que el Señor nos sale al encuentro para llenar con su presencia, no precisamente etapas cronológicas, sino momentos fuertes de nuestra vida.

Por eso, centrar en la confirmación el final de la etapa iniciática porque ese es el momento en el que nuestros adolescentes adquieren su mayor nivel de madurez es, a mi juicio, un motivo falso. Toda la tradición atestigua, de manera contundente, que el proceso iniciático cristiano culmina cuando los bautizados son acogidos por la comunidad cristiana en la mesa eucarística para compartir el cuerpo y la sangre del Señor. Ahí termina la iniciación. Todo esto, como todos sabemos, ha tenido lugar, de modo especial, en la noche de pascua.

Fracción (2)Pero no es cuestión de remontarnos tan arriba. El peso de la tradición es muy importante, por supuesto. Pero aquí no nos movemos con criterios arqueológicos. Las orientaciones litúrgicas y pastorales emanadas del Concilio Vaticano II se mueven en esta misma línea. Y, si hay motivos que puedan aconsejar el aplazamiento del sacramento de la confirmación a una edad en que los aspirantes hayan adquirido un mayor nivel de madurez, con mayor razón tendría que adoptarse este mismo criterio para aplazar la recepción de la eucaristía. A no ser que se tenga la falsa idea de que, para recibir la confirmación, hace falta un mayor nivel de responsabilidad y de compromiso, que para participar en la eucaristía.

Es cierto que entre nosotros está muy arraigada la costumbre de celebrar primero la primera comunión cuando los niños llegan al uso de la razón. Es lo habitual y, en torno a esta costumbre,  hay montada una colosal parafernalia social que desdibuja por completo el carácter religioso del acontecimiento. La confirmación queda aplazada para los adolescentes. Esa es la costumbre. Yo apostaría, sin embargo, por un aplazamiento de la primera comunión y a una celebración conjunta de la confirmación. Esta sería una ratificación del compromiso bautismal; y todo culminaría con la admisión  y el acceso de los aspirantes a la mesa eucarística. De ese modo se expresaría la incorporación a la comunidad eclesial y a la plena comunión con el Señor. 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s