Cuaresma y utopia

 

exodo romanicoPara entender la cuaresma hay que referirse a la experiencia bíblica del Éxodo. Es muy significativo que las grandes liturgias, para enmarcar la cuaresma, evocan, ya desde el principio, el gran acontecimiento de la huida precipitada de Israel de las garras opresoras del Faraón. Por eso podemos asegurar que la liberación del Éxodo constituye el gran paradigma de la cuaresma.

La historia del Éxodo arrastra experiencias de opresión y de sufrimiento, de rebelión y resistencia, de promesa y esperanza, de huida y peregrinación.  Hay que ponerse en camino, hay que confiar en la promesa y hay que fijar la mirada en esa tierra prometida en la que manan leche y miel. Este camino es una huida y, al mismo tiempo, una rebelión, es una experiencia liberadora y de emancipación. En el horizonte una meta de libertad y de felicidad. Es la gran utopía mesiánica, la que alienta la esperanza del pueblo y alimenta todas sus expectativas. No hay certezas absolutas ni cálculos matemáticos. Solo la fe, la confianza incondicional en la promesa de Yahvé. Ahí encuentra su apoyo seguro la esperanza.

Nuestra cuaresma es también un caminar en la esperanza. Partimos de una experiencia de opresión y de resistencia. Vivimos en una sociedad atormentada, machacada por los sobresaltos, las opresiones de todo tipo; nos amenaza el peligro de la pobreza inmisericorde, la angostura de la supervivencia, el miedo a los locos ataques del fundamentalismo terrorista. Nos sentimos víctimas de los egoísmos y las injusticias de los poderosos, de sus maniobras corruptas, de sus políticas abusivas. De ahí partimos. Como los israelitas, también nosotros acabamos huyendo del despotismo de la injusticia y la opresión. Este es nuestro éxodo cuaresmal.

PeregrinarComo los israelitas, también nosotros caminamos confiando en la fuerza de una promesa. Es la palabra segura de Jesús. Esa palabra nos conduce hacia la pascua. Es la pascua de la vida nueva, del hombre nuevo, del hombre regenerado y abierto a la fraternidad; es la pascua que convoca y reúne a los dispersos en torno a la gran mesa del banquete del reino. Esa es la meta hacia la cual nos conduce el camino de la cuaresma. Esa es la gran utopía. Porque la cuaresma no se reduce a estos cuarenta días. Toda nuestra vida, a lo largo de todo el año, es una gran cuaresma, un éxodo liberador

Toda nuestra vida es un gran éxodo, una gran marcha hacia la utopía pascual. Quiere decir que nuestra vida camina amasada de resistencia,  con protestas y denuncias de todo lo injusto, de todo lo corrupto; nuestro éxodo camina cuajado de infidelidades y lealtades, de luchas por la libertad. Vamos caminando en la esperanza y en la confianza; porque la palabra que nos anima y conduce es una promesa segura, reconfortante. Porque esa palabra, prometedora y segura, apunta siempre a la meta. Porque esa palabra convierte nuestro éxodo en una apasionante utopía.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s