San German

 

San GermanSan Germán de Constantinopla es el titular de una parroquia de Madrid. Una parroquia relativamente nueva; conciliar, de la época de don Casimiro. Desde esa parroquia ha sido emitida esta mañana por tve2 la celebración de la eucaristía dominical. Confieso que soy un adicto a esta emisión semanal; por devoción y, sobre todo, por deformación profesional. Reconozco que examino con lupa las cosas que se hacen y se dicen. Soy muy crítico. Algo escribo en mi blog de vez en cuando.

Antes de seguir, he de señalar que mi comentario está basado en lo que puedo ver a través de la pequeña pantalla. Y yo veo, no precisamente lo que interesa a un liturgista, sino lo que decide el regista que controla la emisión. Lo digo para curarme en salud; para poner un poco de sordina a mis apreciaciones.

Hoy he quedada altamente satisfecho. Hoy he visto a la gente fuertemente integrada en la celebración, atenta, concentrada en los gestos y las palabras. Hoy se palpaba el impacto. Yo mismo he sentido el impulso de adentrarme en el misterio. Han presidido la celebración los mismos que presiden la vida de la comunidad parroquial: el párroco, los dos vicarios y un invitado. No había obispos o curas de adorno. El espacio celebrativo me ha resultado escueto, sobrio, preciso. La sede, en un lugar preferente, visible; el ambón, destacado sobre el conjunto, para dar resonancia a la palabra de Dios. El altar, centrado, severo, acaparando el centro geográfico y el punto neurálgico de interés; de dimensiones escuetas, equilibradas; ajeno a las proporciones gigantes que ostentan otros altares.

Ha sido una liturgia rica en símbolos y en elementos rituales significativos. Se ha hecho uso del incienso en los momentos oportunos, sin escrúpulos. Las velas del altar eran velas auténticas, sin artilugios artificiales. Las lecturas han sido anunciadas vigorosamente, no con voz gangosa y aburrida; los lectores las han leído como quien proclama algo importante. En un esfuerzo de moderación, se ha omitido, a mi juicio acertadamente, la procesión de ofrendas; los acólitos se han limitado  a acercar al altar los dones de pan y de vino.

San German 2No deseo ahondar en el contenido de la homilía; pero, si tuviera que comentar algo, señalaría el buen hacer del predicador; ha sido razonablemente breve, las referencias a los textos bíblicos han sido las justas, no han faltado las alusiones al contexto litúrgico de la celebración, enmarcada hoy en el domingo cuarto de cuaresma, el domingo “laetare”, caracterizado tradicionalmente por un toque de alegría. Por eso precisamente los ministros vestían ornamentos de color rosa y el altar estaba adornado con unas flores.

Pero, junto a estos elogios, voy a poner unos “peros”. No soy partidario de que un grupo de cantores se adueñe de algo que corresponde a toda la asamblea. Los cantos eran adecuados, tanto por la letra como por la musicalización. A mi juicio han estado muy bien ejecutados. A pesar de todo, yo hubiera preferido el uso del órgano y una participación más significativa de la asamblea. Junto a esto, felicito al organista por embellecer el canto de las oraciones del celebrante acompañándolo con una discreta música de fondo. Finalmente, felicito a los responsables por haber introducido las letanías de los santos, maravillosamente adaptadas,  como canto de entrada.

Otro “pero”. Siempre me he manifestado en contra de la costumbre de recurrir sistemáticamente a la reserva del sagrario para distribuir la comunión en la misa. Reconozco las dificultades que conlleva el poder distribuir a los fieles hostias consagradas en la misa. A pesar de todo, me subleva que, en esto, se dé el tema por resuelto y se pase página. Hoy me he sentido contrariado al ver al sacerdote concelebrante acercarse al sagrario antes de la comunión, abrir la puerta reverentemente y sacar el copón da la reserva para dar la comunión de los fieles. Estoy persuadido de que una aguda sensibilidad litúrgica y teológica ha de encontrar una salida al problema.

Termino expresando mi satisfacción a los sacerdotes de San German y felicitándoles por su buen sentido de la liturgia.

 

 

 

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s